¿Por qué definió San Ignacio de Antioquía a la Iglesia como “católica”? Conversamos con Fernando Rivas

En nuestro “Encuentro”, entrevistamos a Fernando Rivas, sobre su libro “San Ignacio de Antioquía: obispo y mártir”.

Es el primer libro de su colección sobre el Siglo II, en el que pretende indagar en la vida y el contexto en que vivieron y pensaron su teología cuatro grandes Padres de la Iglesia (San Ignacio de Antioquía, San Justino, San Ireneo, y San Clemente.).

El encuentro lo comenzamos hablando de Antioquía, una ciudad siria, de gran relevancia en los primeros siglos del cristianismo, y donde se unían todas las culturas predominantes de la época.

Fernando nos explicó las peculiaridades de esta ciudad antigua, y cómo los judíos de aquellas comunidades estaban más acostumbrados al contacto con otras culturas que los que vivían en Israel, quienes tenía pocos paganos en su haber; lo que propició que fuese allí donde se empezasen a llamar cristianos a los discípulos.

San Ignacio de Antioquía

De hecho, en Antioquía, antes de la llegada del cristianismo, ya se integraban a gentiles en las comunidades judías.

La diferencia estribaba en que, a diferencia del cristianismo, no se terminaba de integrarles del todo, y simplemente se les reconocía ciertos derechos bajo el nombre de “temerosos de Dios”.

Después de ponernos en contexto y entender qué había propiciado el desarrollo teológico y espiritual de San Ignacio, entramos en materia a hablar del Padre de la Iglesia, y la razón por la que definido a la Iglesia como católica.

Fernando nos habló del significado, en el griego original, que tenía esa palabra (Katholicus), para después hacernos una retrospectiva de las tres primeras generaciones de cristianos, y situarnos a San Ignacio en la tercera.

Al parecer, fue esta última la que se encargó de ir definiendo la estructura y forma de la Iglesia, frente a las anteriores.

En la primera el papel fundamental les correspondía a los profetas que, con Pablo a la cabeza, consiguieron pregonar de palabra la vida y obra de Jesús, hasta que la segunda generación pudo plasmarlo por escrito en los Evangelios.

Después Fernando nos habló de cómo, en la adopción de una postura sobre la identidad de Jesús, poco a poco se va llegando un punto intermedio entre dos visiones opuestas: una que rechaza la humanidad de Jesús, y que piensa que es un espíritu puro; y otra que le considera un hombre excepcional, cuyas virtudes consiguen que Dios le acabe adoptando como hijo y le convierta en el Mesías.

Por último, tratamos el tema del martirio. De gran importancia para San Ignacio, quien lo vivió en sus carnes, el ser mártir no implica necesariamente morir por Jesús. Lo que en realidad significa la palabra es ser testigo de Jesús, es decir, hacer honor a su Palabra hasta el final, incluso si esto supone morir por él.

Para terminar el autor nos habló de la colección y qué era lo que pretendía con ella.

Las preguntas que le hicimos fueron las siguientes:

  • 00:50: ¿Por qué fue Antioquía y no Israel la ciudad donde se integró por primera vez a gentiles en las comunidades cristianas?
  • 02:43: ¿A qué se refería San Ignacio cuando definió la Iglesia como católica?
  • 07:17: Una de las corrientes contra las que lucha San Ignacio es el docetismo, o la creencia de que Jesús siempre fue espíritu, nunca una persona de carne y hueso. ¿Qué implicaciones teológicas tiene reivindicar la humanidad de Jesús? ¿Y por qué San Ignacio define a Jesús como «la Palabra que procede del silencio»?
  • 14:20: San Ignacio era un gran defensor del martirio, ¿Por qué tenía tanta importancia para él y su época? ¿Y qué significa ser mártir para el cristiano del siglo XXI?

A continuación, os dejamos el vídeo completo donde conversamos con Fernando Rivas Rebaque:

Una forma genial para iniciarse en la Patrística

La colección Siglo II es una oportunidad única de iniciarse en Patrística desde una lectura ágil y donde la narración cobra gran protagonismo.

La forma magistral en que Fernando Rivas establece juegos narrativos, como diálogos inventados entre padres de la Iglesia, o apuntes autobiográficos de los mismos, permite al lector que se adentre en la Patrística sin necesidad de tener un conocimiento especializado del tema.

Y lo genial de esto es que lo hace sin que se pierda fondo o rigor histórico. Especialmente en el primer tomo de la colección, “San Ignacio de Antioquía. Obispo y mártir”, que cuenta con las cartas de San Ignacio traducidas al castellano por el propio autor.

Cartas que luego se desgranan de forma más divulgativa en los diálogos (ficticios) de Ignacio con Policarpo de Esmirna, que se dividen en varios capítulos según las temáticas que se tratan en las epístolas.

Una colección, en definitiva, que sirve para adentrarnos en el contexto histórico y vivencial de los primeros Padres de la Iglesia, para entender la razón de ser de nuestra Iglesia, y la forma en la que se fue concibiendo su estructura.

Más libros de Fernando Rivas:

Aquí os dejamos algunos de sus libros:

Desterradas hijas de Eva
+ info en la imagen
Así vivían los primeros cristianos
+ Info en la imagen
San Justino
+ info en la imagen

Puedes encontrarnos en la Red de Librerías Paulinas y, además conocer nuestra librería virtual Paulinas, donde podrás encontrar mas libros del autor.

Escrito por Jorge Núñez de Prado.

Deja un comentario

Abrir chat
Librerías Paulinas
Hola 👋
¿puedo ayudarte?