¿Qué es la Cuaresma y cómo vivirla?

La Cuaresma es el tiempo litúrgico dentro de la Iglesia Católica donde nos preparamos para vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, fundamento y verdad de nuestra fe.

Se inicia con el Miércoles de ceniza y termina la mañana del Jueves Santo con la Misa Crismal, su duración es de cuarenta días.

La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de la Gran Cuaresma, al Misterio de Jesús en el desierto” (CIC , 540).

El color litúrgico de este tiempo es el morado, que significa penitencia.

Oración

Es un tiempo donde la Iglesia nos invita a volver la mirada a Dios, un tiempo especial de perdón y reconciliación, purificación y renovación de la vida cristiana.

Se nos invita a vivir el camino hacia Jesús, de la propia conversión, de reflexionar sobre nuestra propia vida ante la de Él, recordando la caducidad y fragilidad de nuestra existencia.

Durante este camino, conocemos y apreciamos la Cruz de Jesús, ayudándonos ,de esta forma, a tomar la nuestra en nuestras vidas.

Estos cuarenta días de cuaresma nos recuerdan, distintos pasajes de la Biblia que acontecieron en distintos momentos, y que cabe mencionar los siguientes:

  • los cuarenta días del diluvio ( Gen. 7).
  • los cuarenta días de Moisés en el Sinaí ( Ex. 24, 12-18).
  • los cuarenta días de Jonás ( Jonás 3,4).
  • los cuarenta años del pueblo de Israel por el desierto para alcanzar la tierra prometida (Deuteronomio 9, 9-11).
  • los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto donde fue tentado antes de comenzar su vida pública (Mc 1. 12-13).

Este número simboliza : Cuatro el universo material y seguido de ceros el tiempo de nuestra vida aquí en la tierra, con sus pruebas y dificultades, un tiempo de preparación.

San Agustín añade: “…el tiempo de Cuaresma simboliza esta presente vida en la tierra, con sus adversidades y tribulaciones, y que el tiempo de la Pascua simboliza el gozo de la vida futura“.

Miércoles de ceniza

Como sabemos, el Miércoles de ceniza nos marca el inicio de la Cuaresma.

Las cenizas nos recuerdan la brevedad de nuestra existencia en esta vida terrena y la precariedad de la condición humana.

Representa un signo de humildad y arrepentimiento ante Dios, nos recuerda nuestro origen y nuestro fin.

Miércoles de ceniza

El deseo de morir al propio pecado y volver a Dios.

Es un día penitencial, donde los cristianos manifiestan el deseo de conversión a Dios.

Esta ceniza proviene de la incineración de los ramos bendecidos, correspondientes al Domingo de Ramos, del año anterior.

La imposición de las cenizas tiene lugar durante la misa, después de la homilía.

Se nos imponen en la frente haciendo una cruz por manos del sacerdote.

Durante esta imposición de la ceniza, el sacerdote pronuncia unas palabras, con el fin de recordarnos que esta vida en la tierra es pasajera y la verdadera se encuentra en el cielo. Nos dice: ” Recuerda, que eres polvo y en polvo te convertirás” ó “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

Con esta invitación a la conversión, podemos hacer memoria de las palabras que el Señor dijo a Adán: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Gen.3,19).

¿Por qué la ceniza?

Desde los orígenes de la Iglesia, se practicaba la costumbre de imponer la ceniza, signo de fragilidad del hombre.

El origen de la imposición de la ceniza pertenece a la estructura de la penitencia canónica. Empieza a ser obligatorio para toda la comunidad cristiana a partir del siglo X.

La liturgia actual, conserva los elementos tradicionales: imposición de la ceniza y ayuno.

Al inicio del cristianismo, ésta se imponía especialmente a los pecadores públicos, los penitentes que durante la Cuaresma se preparaban para recibir el perdón y la reconciliación.

Posteriormente, en tiempos medievales se decide imponerla a todos los fieles cristianos, de este modo nos comunica que somos todos pecadores y por lo tanto necesitados de conversión.

En el Antiguo Testamento vemos cómo la ceniza simboliza el dolor y la penitencia, que era practicada por los fieles, para reflejar el arrepentimiento de los pecados que habían cometido y el deseo y la voluntad de convertirse.

Destacamos algunas citas:

  • “Cuando llegó la noticia al rey de Nínive, se levantó de su trono, se despojó de su manto, se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza” (Jonás 3,6)
  • “Por eso me retracto, y me arrepiento en el polvo y la ceniza” (Job 42,6).
  • “Cuando Mardoqueo supo todo lo que se había hecho, rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y ceniza, y salió por la ciudad, lamentándose con grande y amargo clamor” (Esther 4,1).

¿Cómo vivir la Cuaresma?

Ayuno

Para vivir este tiempo de Cuaresma, es indispensable el encuentro con Dios. En este tiempo nos unimos al misterio de Jesús en el desierto.

Nos invita la Iglesia a vivir este tiempo de conversión, a través de distintos actos exteriores e interiores que ayuden a cambiar literalmente de vida, con una mirada a Dios más cercana.

Para ello, nos proponen diversas formas de penitencia en la vida cristiana (1434-1439 CIC), haciendo mención de tres principalmente: el ayuno, la oración y la limosna. éstas van unidas, y “expresan la conversión con relación a sí mismo, con relación a Dios y con relación a los demás“.

La oración

La oración es nuestro encuentro con Dios, es esencial para la vida cristiana.

La escucha y la meditación de su Palabra nos ayuda a profundizar en su misterio. Al sabernos amados por Él nuestro deseo es corresponderle.

De ahí, nuestro querer cambiar, arrepintiéndonos de nuestros pecados a través del sacramento de la confesión e ir a su encuentro en la Eucaristía.

Este tiempo es propicio para crecer en la oración, para recogerse en esta intimidad cada uno de nosotros con nuestro Padre, cómo Jesús nos enseñó (Mt 6,7).

El ayuno

El ayuno que nos recuerda a la comida, abarca normalmente todas las dimensiones de la vida.

Nuestro ayuno también hace referencia, a soltar todo aquello que en nuestra vida de alguna manera nos tiene atados y permitir abrir nuestro corazón al amor que se nos da. Ayunar incluiría abstenerse de ciertas cosas, de ciertos acciones, palabras, gestos…

El ayuno nos ayuda a renunciar y ofrecer ese sacrificio a Dios. En esta renuncia nos ejercitamos a dominar nuestras propias pasiones y nuestra tendencia de la carne tocada por el pecado.

Nos abre a las necesidad de los demás ya que tendemos por naturaleza a centrarnos en nosotros mismos y en nuestras necesidades.

El Miércoles de ceniza junto con el Viernes Santo es día de ayuno y abstinencia. Los viernes de Cuaresma se observa la abstinencia de carne.

La limosna

Limosna

La limosna es un acto de amor hacia los demás, bien en sentido material o temporal, es una obra de misericordia hacia los más necesitados.

Un compartir con los demás que nos mueve a la renuncia y al sacrificio de uno mismo.

Sabiendo que todo nos viene de Dios, que todo se nos da como un Don, y por ello, en esa gratitud somos nosotros mismos, donadores de ese don.

Compartimos el mensaje del Santo Padre para esta Cuaresma 2021: “un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad” que nos habla un poco más sobre estos medios que ayudan a vivirla.

El ayuno, la oración y la limosna, tal como los presenta Jesús en su predicación (cf. Mt 6,1-18), son las condiciones y la expresión de nuestra conversión. La vía de la pobreza y de la privación (el ayuno), la mirada y los gestos de amor hacia el hombre herido (la limosna) y el diálogo filial con el Padre (la oración) nos permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante“.

¿Cómo vivir la Cuaresma con los niños y jóvenes?

Para explicarle a los más pequeños que significa la palabra “conversión” no es tan fácil como para los adultos.

Podríamos empezar hablándoles de la amistad con Dios, y cómo es necesario ir recuperando esta amistad, fundamentalmente alejándonos del mal.

En ejemplos sencillos y cotidianos, cambiar nuestras acciones para que Jesús se sienta feliz con cada una de ellas, por ejemplo: obedeciendo a nuestros padres, en el colegio…

Nuestras acciones también implican para con los demás, aquella persona que nos necesita, los más pobres…vivir en definitiva, como Jesús nos enseña.

Os presentamos distintos libros, con sus recursos para que puedan vivirla un poco más de cerca.

Algunas recomendaciones:

Calendario de cuaresma para construir
+info imagen
Jesús se entrega por nosotros
+info imagen

En Cuaresma Dios nos prepara a la gran fiesta de la Pascua
+info imagen

Te invitamos a construir un calendario de Cuaresma, donde al finalizar, encontrarás distintas oraciones que te acompañarán en este tiempo.

Al igual que puedes colorear, las distintas estaciones por donde pasó Jesús para llegar a su Cruz y nos va preparando cada día para la fiesta de la Pascua.

A través de juegos, dibujos para colorear, textos, relatos de vidas, oraciones y textos bíblicos nos ayudarán a vivir la Cuaresma, a vivir con alegría y diversión el Evangelio que Jesús nos enseñó.

Personajes bíblicos de cuaresma y pascua
+info imagen
Juega y aprende con Jesús
+info imagen
Cuaresma en camino hacia la Pascua 2021
+info imagen

Bibliografía recomendada

Para profundizar más en este tema, os dejamos a continuación bibliografía recomendada:

Cenizas que dan vida
+ Info en la imagen
Vía crucis de la fraternidad
+ info en la imagen

Amigo de los pecadores
+ info en la imagen
Mesibah Cuaresma y Semana Santa 2021
+ Info en la imagen
Cuaresma y Semana Santa con el Papa Francisco
+ Info en la imagen

Tiende tu mano y enrédate. Cuaresma y Semana Santa 2021 ciclo B
+ Info en la imagen

Puedes visitar nuestra Red de librerías Paulinas para encontrar más libros sobre este tema, y además a través de: Librería Virtual Paulinas

Escrito por: Mercedes Roldán.

2 comentarios en «¿Qué es la Cuaresma y cómo vivirla?»

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋,
¿en qué podemos ayudarte?