“Meditaciones con el Evangelio de Juan”

Todas las meditaciones incluyen el texto joánico, un comentario introductorio y unos puntos para orar junto con una serie de preguntas.

Este relato fue escrito en Éfeso a finales del siglo I. La comunidad joánica tuvo que plantearse la identidad de Jesús, el gran Maestro, debido a los conflictos y desafíos  con otros grupos religiosos cercanos.

Tiene una estructura clara en tres partes: Prólogo e introducción (1,1-34), libro de los signos (1,35-12) y libro de la gloria (13-21).

Está lleno de imágenes y usa un lenguaje simbólico desde el principio.

Comienza hablando sobre la sabiduría de Dios encarnada en el Hijo de Dios, el Mesías esperado y definitivo.  Jesús es “Logos“: camino, verdad y vida.

Hay muchas referencias a escenas del Antiguo Testamento, por ejemplo: Jesús cura con barro, como las sublimes manos del Alfarero crearon a la humanidad según el Génesis.

La verdadera fe es creer sin ver. Seguir a Jesús es escucharlo. Percibir el magnetismo de su llamada es una experiencia que cambia la vida.

Nacer de nuevo. ¿Dónde te sientes llamado a ser testimonio del Amor de Dios? ¿Te dejas consolar por el Señor en medio de tu vida? ¿Cuál es tu vocación?

La escena de las bodas de Cana es el núcleo del libro de los signos.

La Iglesia, representada en María, está llamada a sembrar paz, amor y alegría en medio del mundo.

El discípulo tiene que aprender a perdonar sin medida. Adorar a Dios y no querer “negociar con Él”.

Jesús viene a traer vida. Pedir la gracia de saber escuchar su llamada. Dejar al Señor que calme el escepticismo, las decepciones y las oscuridades que todos tenemos. Dios quiere ayudar al hombre, no condenarlo.

Es importante buscar momentos de silencio e intimidad para crecer en la relación personal con Jesús. Dios puede transformar una situación llena de dolor, muerte y la corrupción en algo nuevo, siempre para mejor.

¿Cómo encaro la cuota de desilusión que trae la vida? Para Juan, la cruz es el trono de la gloria del Resucitado. Narra la pasión de Jesús como muchos símbolos para destacar la auténtica humanidad de Jesús.

En resumen, un libro excelente para rezar con el evangelio joánico. Para aprender a ser libre y no querer dominar; sino ayudar y servir.

Finaliza con una guía para usar estas meditaciones en Ejercicios Espirituales. Sangre de Cristo, embriáganos.

Autor

Gonzalo J. Zarazaga, SJ, fue decano de Teología en la Universidad del Salvador desde 2002 al 2013.

Esta obra es fruto de su experiencia como acompañante espiritual de un grupo de matrimonios, que deseaban rezar al hilo de la lectura del cuarto evangelio.

Recomienda crear un clima de oración, luego imaginar la escena y orar con la petición propuesta en la meditación. No es necesario agotar la ficha en una sola vez.

Puedes encontrarnos en la Red de Librerías Paulinas y, además conocer nuestra librería virtual Paulinas, donde podrás encontrar su libro.

Escrito por Marta Sánchez.

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋,
¿en qué podemos ayudarte?