“A Dios nunca lo ha visto nadie” de Gabriella Caramore

Este libro se inspira en un versículo del Eclesiastés: “hay un tiempo para hablar y un tiempo para callar”.

La autora describe un camino para amar a Dios invisible y desconocido.

Dios es una realidad que pertenece a la historia.

El prólogo de Juan es un  texto complejo  que ha suscitado muchos comentarios a lo largo de toda la historia de la exégesis.

La Palabra inaugura un tiempo y una historia. Otros textos sagrados como los himnos de “Rig Veda“, copilados en el s. XV A.C. reflejan la audacia de la mente humana y la ductilidad del lenguaje, por ejemplo: “En el principio la oscuridad escondía la oscuridad“.

La litúrgica de la creación es similar en todos los textos sagrados. Hay unas notas comunes  a todos los textos que se pueden resumir en una frase: “la Palabra inaugura la existencia“.

Jesús usa un lenguaje paradójico para enseñar al hombre ó a la mujer su dignidad. La palabra de Jesús es un gesto, una acción.

En cada época siempre ha habido palabras vacías y un hablar estúpido. El hombre viene del silencio y va al silencio.

¿Por qué los renglones y versículos de la Biblia son Palabra de Dios? El profeta Isaías decía que la Palabra de Dios se cumple siempre (Is. 40, 8).

En la tradición judía, cristiana y otras muchas, la regla de oro es “no guardarás odio a tu hermano”. Este es un grandioso programa. Todos los hombres dotados de razón y conciencia deben asumir su responsabilidad. Es importante respetarse a uno mismo y a los demás.

Paul Ricoeur resolvía la polémica de la encarnación con una pregunta: ¿por qué no buscar las huellas de Jesús de Nazaret en alguno de nosotros?

Dios es invisible pero su huella se puede experimentar en los cercanos y en los lejanos. Son innumerables las mujeres y hombres que han dado su vida por la justicia y por oponerse a la tiranía y la ofensa.

En la cruz, Dios se deja expulsar fuera del mundo. Bonhoeffer que murió en la celda durante la segunda guerra mundial, escribió: “el cristiano tiene su campo de acción en el mundo“.

Actualmente, los símbolos cristianos han perdido su sentido. Es importante leer las historias que narran los cuatro evangelios para educar el corazón. Crecer en ternura y sembrar brotes de humanidad a nuestro alrededor.

Resumen

En resumen, un libro breve y denso para  reflexionar sobre Dios.

Una lectura muy sugerente para profundizar en los misterios de la vida, de la ciencia y del conocimiento para todos los creyentes.

Mi rostro no lo puedes ver, porque nadie puede verlo y quedar con vida” (Ex 33,20). 

Su autora

Gabriella Caramore ha presentado “Uomini e profeti” durante 25 años en la RAI3. Un programa sobre cultura religiosa.

Puedes visitar nuestra Red de librerías Paulinas para encontrar su libro y otros más sobre este tema, y además a través de: Librería Virtual Paulinas

Escrito por: Marta Sánchez.

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋,
¿en qué podemos ayudarte?