¿Cuáles son los siete Dolores de la Virgen?

Los Siete Dolores de la Virgen es una devoción que se ha rezado hasta nuestro días. En ellos acompañamos a la Virgen María, en su gran misterio de amor.

Un amor llevado hasta el final, a imitación de Cristo, ejemplo para cada uno de nosotros.

Si recordamos, en la presentación de Jesús en el Templo, María acompañada de José, se encuentran con el anciano Simeón, el cual le habla ya sobre la espada que atravesará su corazón. (Ver Lucas 2, 22-35)

Virgen Dolorosa

Algunos Padres de la Iglesia también habían meditado sobre los Dolores de María al pie de la Cruz.

En la Edad Media, se comienzan también a ver las primeras devociones sobre los Dolores de la Virgen. De esta época señalamos la oración atribuida a Jacopone de Todi, «Stabat Mater» usada hoy día en la liturgia actual.

Pero serán los «Siervos de María» los que propaguen esta devoción como hoy la conocemos, meditando sobre siete de sus dolores acompañándolo del Avemaría.

Siguió expandiéndose también gracias a las revelaciones de la Virgen María a Santa Brígida.

Fue en el S.XV cuando esta práctica, entrará dentro de la liturgia de la Iglesia, llevándose a cabo por primera vez en 1423 en Colonia.

Especialmente se celebra en dos fechas mas concretas: la primera de ellas, junto a la celebración de la pasión, el «viernes de dolores» (conocido como el viernes anterior al Domingo de Ramos) y posteriormente, la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores que se celebra el 15 de septiembre, día después de la Exaltación de la Santa Cruz.

La meditación de los Dolores de la Virgen, nos puede ayudar a iluminar nuestra fe, a comprender y entender que todo dolor aceptado por amor a Él y unido a su pasión se convierte en un dolor salvífico, con sentido.

Acompañar a nuestra Madre, Ella que estuvo al pie de la Cruz, nos ayuda a tener compasión, a unirnos a su oración y consuelo ante el sufrimiento propio y de los demás.

Los siete Dolores de la Virgen

  • 1. Primer Dolor: La profecía de Simeón. (Lucas 2,22-35)

«Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y como signo de contradicción. ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones». (Lc2,34-35)

La profecía de Simeón
  • 2. Segundo Dolor: La huida a Egipto. (Mateo 2,13-15)

«Cuando ellos se retiraron, el ángel de Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle. Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes: para que se cumpliera lo dicho por el Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo». (Mt 2,13-15)

La huida a Egipto
  • 3. Tercer Dolor: El Niño perdido en el Templo. (Lucas 2,41 -50)

«Al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas…Cuando le vieron quedaron sorprendidos y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando…» (Lc2,46-48)

Jesús perdido en el Templo
  • 4. Cuarto Dolor – María se encuentra con Jesús camino al Calvario. (Lam 1,12)

«Vosotros que pasáis por el camino, mirad, fijaos bien si hay dolor parecido…» (Lam 1,12)

María se encuentra con Jesús
  • 5. Quinto Dolor – Jesús muere en la Cruz(Juan 19,17-39)

«Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo :»Ahí tienes a tu madre…» (Lc 19, 25-27)

Jesús muere en la cruz
  • 6. Sexto Dolor – María recibe el Cuerpo de Jesús al ser bajado de la Cruz. (Juan 19, 38)

«Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió.» (Jn 19,38)

María recibe el cuerpo de Jesús
  • 7. Séptimo Dolor -Jesús es colocado en el Sepulcro. (Lucas 23, 53-54)

«…y, después de descolgarle, le envolvió en una sábana y le puso en un sepulcro excavado en la roca en el que nadie había sido puesto todavía.» (Lc 23, 53-54)

La sepultura de Jesús

¿Cómo rezar los siete Dolores de la Virgen?

+ En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de Contrición: Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero…

  • 1. La profecía de Simeón: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y aprendamos a imitar tus virtudes.

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

  • 2. La huida a Egipto: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, que sepamos huir de las tentaciones del demonio.
Rosario siete dolores
Rosario Siete Dolores

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

  • 3. El Niño perdido: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, que los jóvenes no se pierdan por caminos malos.

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

  • 4. María se encuentra con Jesús: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, que seamos humildes como Él y seamos servidores como nos enseñó.

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

  • 5. Jesús muere en la cruz: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, no permitas que muramos en pecado y así podamos obtener los frutos de la redención.

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

  • 6. María recibe el cuerpo de Jesús: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, enséñanos a amar a Jesús como El nos amó.

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

  • 7. Jesús es colocado en el sepulcro: en este dolor te acompañamos. Por los méritos del mismo, te pedimos la gracia particular de…

Se reza Padrenuestro, siete Ave Marías y Gloria.

Se le puede añadir si uno quiere la Letanía de los dolores de la Virgen.

Oración final.

Promesas del rezo de los siete Dolores de la Virgen

La Virgen manifestó a Santa Brígida que concedería siete gracias, a las almas que diariamente le acompañasen en el rezo de esta devoción, meditando sus dolores y lágrimas.

Estas son las promesas:

  • 1. Les concederá paz a sus familias.
  • 2. Serán iluminadas de los divinos Misterios.
  • 3. Les dará consuelo en sus penas y compañía en sus trabajos.
  • 4. Cuando no se oponga a la voluntad de su Hijo o a la salvación de sus almas, les concederá lo que le pidan.
  • 5. Protección en cada momento de la vida y les defenderá en sus batallas espirituales contra el enemigo.
  • 6. Asistencia en el momento de la muerte y verán su rostro.
  • 7. Aquellos que propaguen esta devoción, sean llevados de esta vida terrena a la felicidad eterna, sus pecados serán perdonados y el Señor será su gozo y consuelo eterno.

Oración «Stabat Mater»

Os recomendamos esta oración sobre el sufrimiento de María durante la crucifixión de su Hijo.

1
Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz llorosa
en que pendía su Hijo.
Su alma gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada.

2
¡Oh, cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Unigénito.
Languidecía y se dolía
la piadosa Madre que veía
las penas de su excelso Hijo.

3
¿Qué hombre no lloraría
si a la Madre de Cristo viera
en tanto suplicio?
¿Quién no se entristecería
a la Madre contemplando
a su doliente Hijo?

4
Por los pecados de su gente
vio a Jesús en los tormentos
y doblegado por los azotes.
Vio a su dulce Hijo
muriendo desolado
al entregar su Espíritu.

5
Ea, Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor,
contigo quiero llorar.
Haz que mi corazón arda
en el amor de mi Dios
y en cumplir su voluntad.

6
Santa Madre, yo te ruego
que me traspases las llagas
del Crucificado en el corazón.
De tu Hijo malherido
que por mí tanto sufrió
reparte conmigo las penas

7
Déjame llorar contigo
condolerme por tu Hijo
mientras yo esté vivo.
Junto a la Cruz contigo estar
y contigo asociarme
en el llanto es mi deseo.

8
Virgen de Vírgenes preclara
no te amargues ya conmigo
déjame llorar contigo.
Haz que llore la muerte de Cristo
hazme socio de su Pasión,
haz que me quede con sus llagas.

9
Haz que me hieran sus llagas
haz que con la Cruz me embriague
y con la Sangre de tu Hijo.
Para que no me queme en las llamas
defiéndeme tú, Virgen santa,
en el día del juicio.

10
Cuando, Cristo, haya de irme,
concédeme que tu Madre me guíe
a la palma de la victoria.
Y cuando mi cuerpo muera,
haz que a mi alma se conceda
del Paraíso la gloria. Amén.

Bibliografía

Destacamos algunos libros sobre María y los siete dolores:

Los siete dolores de la Virgen María. Casablanca
Los siete dolores de la Virgen María
+ Info imagen
María, Madre del Señor Cd
+ Info imagen
Con María en el camino de la Cruz
+ Info imagen
El silencio de María
+ Info imagen
En el misterio de María

Puedes visitar nuestra Red de librerías Paulinas para encontrar más libros sobre María, y además a través de: Librería Virtual Paulinas. 

Escrito por Mercedes Roldán.

9 comentarios en «¿Cuáles son los siete Dolores de la Virgen?»

  1. Está devocion esmuy hermosa, porque acompañamos a nuestra señora en sus dolores, cuanto ella sufrió por su hijo Jesús, cómo ella también fue corredentora junto a su hijo jesus, gracias por compartirla aquí es muy hermosa y muy recomendado un saludo y Dios les bendiga y los santifique.

    Responder

Deja un comentario

Abrir chat
Librerías Paulinas
Hola 👋
¿puedo ayudarte?