Pedro Miguel Lamet nos habla de “Silencio” de Martin Scorsese

Pedro Miguel Lamet estuvo en Granada, la semana pasada, dando una conferencia sobre la película “Silencio” de Martin Scorsese, y aprovechamos para hacerle la siguiente entrevista.

Pedro Miguel, háblanos, en primer lugar, de la historia de la Compañía de Jesús en Japón, donde se desarrolla la película “Silencio”.

Japón es un mundo aparte. No solo por la fascinación del País del Sol Naciente, sus misterios y complejidad, sino por su historia tan diferente a la nuestra. San Francisco Javier sufrió un choque cultural al llegar allí y tratar con los monjes Zen. Sus cartas se leían con avidez en Europa. Un hermano coadjutor jesuita decía que Javier “pescaba en India con red, pero en Japón tuvo que comenzar a pescar con caña”, persona a persona, por el nivel intelectual y complejidad de los bonzos japoneses. La Compañía siempre ha obtenido conversiones escasas y lentas en este país. Sólo después de una ingente labor consiguió que algunos daimos o señores se hicieran cristianos. La lengua misma y el carácter de máscara de samurái de los japoneses hablan de su impenetrabilidad. jesuitas_en_japon-300x136-7569220

¿En qué momento llegan las persecuciones a los cristianos, y especialmente a miembros jesuitas, donde la figura del Padre Cristóvão Ferreira cobra importancia?

Las persecuciones más recias tienen lugar en 1567 cuando el dictador Hideyosi ordena que un grupo de franciscanos, jesuitas y seglares fueran alanceados colgados de cruces en Nagasaki. 26_martires_japon-300x188-8041636 Sus cuerpos fueron abandonados durante meses, entre ellos el jesuita Pablo Miki y el franciscano Juan Bautista, conocidos hoy como los 26 mártires de Nagasaki, que fueron canonizados por Pío IX en 1862.

En siglo XVII, la persecución se recrudece bajo la administración de Tokugawa. Entonces, había 400.000 católicos en Japón, y murieron docenas de miles. 93 jesuitas dieron su vida por la fe. Tres han sido canonizados y 37 beatificados.

A partir de 1597, quedaron solo cuatro jesuitas clandestinos en Japón. Uno de ellos, Cristóvão Ferrerira, que había ocupado cargos de responsabilidad en la Orden. Entonces, el tormento de la fosa consistía en colgarlos de los pies y desangrarlos lentamente, a través de una incisión junto a la oreja. Fue cuando Ferreira decide apostatar, accede a vivir con una mujer viuda de un mercader chino y dedicarse, con sueldo estatal, a estudios de medicina. Es enviado Giuseppe Chiara (el Rodrigues de la película) para buscarlo y a su vez apostata. Antes encuentra a los kakure krisishtan, cristianos ocultos que conservan la fe por su cuenta y en la clandestinidad, hasta nuestros días. Han sido recientemente reconocidos por el papa Francisco. En la historia real, tanto Ferreria como Chiara abjuran de su apostasía. El primero muere en la fosa a los 70 años de edad y Chiara en una celda de castigo.

El film se basa en la novela del mismo título, “Silencio”, del escritor japonés Shûsaku Endô, ¿te la has leído? ¿qué nos puedes contar de ella?

Sí, la leí en los años sesenta y me impactó mucho. Shûsaku Endô es un gran novelista católico silencio_shusaku_endo-192x300-3282951 japonés, nominado varias veces para el Nobel. Una especie de existencialista preocupado por la marginación y la fe, que por primera vez, narra con crudeza la terrible persecución. Ya provocó polémica. Uno de sus personajes muere mártir y el otro apostata. Su tema de fondo es el silencio de Dios ante el dolor, el problema del mal y las situaciones límite de la fe. Ha dado lugar a dos adaptaciones cinematográficas, además de la de Scorsesse, y varias obras musicales.

¿Recomiendas su lectura a los que aún no han visto la película o incluso, a los que ya la vieron? ¿crees que les puede aportar más?

Casi siempre la obra literaria sobre la que se adapta una película es más completa y reflexiva. La recomiendo. El padre Adolfo Nicolás, superior general de la Compañía de Jesús y un gran conocedor del Japón como misionero, ha dicho de la novela y la película que “hace pensar, y todo lo que hace pensar es bueno”. Cuenta que, tras su publicación en Japón en 1966, fue rechazada por el clero secular, aunque leída con avidez por los jesuitas.

Martin Scorsese es el director que ha llevado a la gran pantalla esta historia, ¿consideras que con acierto?

martin_scorsese_silencio-300x208-9464893

Sí, con gran acierto. Tanto en la adaptación cinematográfica como en su personal aportación artística. Aunque no es una película de masas, sino una obra de arte, que requiere sensibilidad y cierta cinefilia para gustarla. Impresiona su carencia de música en la banda sonora, sustituida por los sonidos de la naturaleza; su fotografía excelente: desde el plano cenital del principio (la mirada de Dios) a los ambientes miserables de las islas donde viven los cristianos ocultos, rodados con estética casi de cine de terror. Excelente, la interpretación de los actores, que hicieron los Ejercicios Espirituales de San Ignacio para ambientarse. Scorsese contó además con varios asesores jesuitas, y ha sido rodada en Taiwán, para reducir los costos. No es una película que provoque entusiasmo como La Misión, un canto epopéyico, sino un film que provoca reflexión y aplanamiento por su larga duración, y sobre todo, porque despierta preguntas más que respuestas. Es un cine para adultos y para cristianos maduros que saben dudar y cuestionarse sobre temas relacionados con la fe, el dolor, la intransigencia, el misterio de la vida humana.

Algunos críticos de cine le reprochan que éste no es el genuino Scorsese de “La última tentación de Cristo” (1988) o más reciente, “El lobo de Wall Street” (2013), ¿por qué crees que tienen esa visión? ¿qué les dirías tú?

Scorsese, de origen italiano, es católico, y estuvo un año en el seminario, por la admiración que profesaba a su párroco. Su cine siempre tiene presente la redención en todos sus aspectos. Lo que pasa que en este país hay tanto anticlericalismo que un sector de la crítica no acepta que “su Scorsese” se ocupe de la fe y un tema religioso que este sector desprecia. Les molesta que Scorsese lo aborde y dicen que “la peli es mala”, un Scorsese menor. Él no estaba del todo satisfecho de la profundidad religiosa de La última tentación de Cristo. Quería ahondar más y tenía en cartera, desde hacía muchos años, adaptar Silencio al cine. Pero si se mira bien, pueden encontrarse en el film algunos personajes muy suyos, como el inquisidor o el débil cristiano que pide continuamente confesión.

Ahora entramos de lleno en la película (sin hacer spoiler)…¿qué nos puedes contar de ella y sus principales personajes?

Ya he dicho algo sobre su realización. Antológica, la escena de la crucifixión en el mar. Dramático, el hilo conductor de Sebastiao en su carta al Provincial. Extraordinaria, la ambientación natural. El villano (Issei Ogata), perfecto en su refinada crueldad. Y los dos jesuitas centrales, representan la apostasía acomodaticia, y la apostasía a favor de la vida de sus hermanos. personajes_silencio-300x148-4658437
Andrew Garfield, Rodrigues, ha dado un gran salto respecto a su Spiderman: de orgulloso misionero va adquiriendo la humildad del débil; y de creyente seguro evoluciona a quien sabe preguntarse por el silencio de Dios y dar un paso sorprendente. La madurez del enigmático Liam Neeson en el papel de Ferreira llena la pantalla, como siempre. Y el infiel-fiel Kichijro (Yôsuke Kobuzuka) es una especie de “gracioso” (como en el teatro de nuestro Siglo de Oro) eso sí, en trágico contraste, nos representa a todos: la debilidad humana. Aunque, en mi opinión, el verdadero protagonista es el pueblo sencillo, los cristianos ocultos, que mantienen su fe y están dispuestos a morir por ella. Hay en el film un claro homenaje además al cine japonés, ya que Scorsese era amigo personal del gran maestro Akira Kurosawa. También, en la película aparece el director japonés Shinya Tsukamoto.

Por último, ¿cuáles crees que son los temas teológicos, existencialistas, más importantes que se desprenden de ella?

Como he dicho, la película plantea más preguntas que repuestas:

  • ¿Se puede sembrar una fe en una cultura tan distinta? ¿No se impone realizar la inculturación (término de padre Arrupe para leer el Evangelio desde una cultura, en vez de llevar la fe en moldes occidentales)?
  • ¿Dios está en silencio? ¿O habla a través de la naturaleza, los humildes, los acontecimientos? Dice Rodrigues: “Señor, me dolía que estuvieras en silencio”. Responde Jesús (a través de una imagen que es un cuadro de El Greco): “No estaba en silencio. Estaba sufriendo contigo”.
  • ¿No hemos intentado, a través de la historia, colonizar y mercantilizar por medio de la religión, por ejemplo en América Latina y África?
  • ¿Todo sufrimiento es bueno? El cristianismo no canoniza el dolor, sino la Pascua, la resurrección. El dolor no es buscado por sí mismo, sino sufrido como consecuencia de la proclamación de la verdad cristiana que es revolucionaria, molesta.
  • ¿La apostasía puede ser meramente formal?
  • El martirio en definitiva, ¿no es un modo de señalar lo escatológico, que esta vida no es la definitiva y que hay un valor absoluto, incluso por encima de la vida temporal?
  • ¿Es esta película ambigua o cristiana de fondo? Se ha vertido mucha polémica sobre Silencio. En webs ultracatólicas se ha llegado a decir que es dañina para los fieles. Detrás de esta afirmación hay un concepto de falta de reconocimiento de la adultez del cristiano, al que hay que darles las cosas mascadas y que no piense por sí mismo. San Juan de la Cruz, Teresa de Calcuta, el mismo Ignacio de Loyola dudaron, sufrieron grandes oscuridades. Éste último, tuvo incluso tentación de suicidarse en Manresa. La fe es esencialmente oscura y es un acto de asentimiento interior y confiado en base a la Palabra de Jesús, no una ecuación aritmética. Sin destripar la película, el espectador hallará al final un símbolo de esperanza. Silencio plantea objetivamente los dilemas de la fe, no es un sermón apologético. Y ahí radica su mayor belleza, su complejidad y encanto. Como la vida misma.

Como dato revelador, añadiré que, hasta ahora, he dado tres conferencias sobre la película en diferentes ciudades españolas. En todas, se ha llenado el aforo de personas altamente interesadas. Por algo será.

¡¡ Gracias Pedro Miguel !!  pedro_miguel_lamet-236x300-8634314

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋,
¿en qué podemos ayudarte?