“Los territorios de la ciencia y la religión”

“Los territorios de la ciencia y la religión”, Peter Harrison.

Esta obra es fruto de veinte años de investigaciones sobre las relaciones entre ciencia, religión y filosofía en la Modernidad.

Su objetivo es plantear un reto a los futuros investigadores: la tarea de la historia contextual para enriquecer al estudio de la naturaleza y de la religiosidad en el siglo XXI.

Primero, explica claramente qué es la historia contextual. Basándose en los mapas y el concepto de “tipos naturales” (grupos naturales de cosas que no depende de los seres humanos”), luego narra cómo las categorías de “ciencia” y “religión” son términos modernos.

Estos conceptos han ido variando a lo largo de la historia.

A continuación, describe una breve cartografía histórica sobre las nociones de “ciencia” y “religión”.

En la Edad Antigua,  Tales de Mileto (S. VI A.C.), considerado el fundador de la ciencia occidental, escribía en uno de los fragmentos conservados: “todas las cosas están llenas de dioses”.

Para los griegos, la filosofía incluía a la física.

Aristóteles (S. IV A.C.) diferencia entre tres ciencias especulativas: filosofía natural, matemáticas y teología.

San Pablo reflexionaba cómo el evangelio cristiano era “escándalo para los judíos y locura para los griegos”.

Los Padres de la Iglesia, y entre ellos S. Agustín, hablan del cristianismo como la “verdadera filosofía”.

En estos siglos se consolida la “regla de fe”. El Credo Niceno y apostólico.

Constantino el Grande (237-337) adopto el cristianismo como el culto correcto del Imperio para evitar las herejías morales y sociales. Por tanto, la religión cristiana está inmersa en la realidad política y social desde sus inicios.

Saltando a la Edad Media, Santo Tomás dice que “religión” es una virtud humana, y la “ciencia” es un hábito de la mente o virtud intelectual. Ambos son atributos personales.

La Iglesia aceptaba que tanto el libro de la Escritura como el libro de la naturaleza son dos modos de comunicación divina.

Dios puso luces en los cielos “como signos” (Gen. 1).

La Paz de Augsburgo (1555) se resumió en una frase: de tal tierra, tal religión. Este acuerdo es una formulación objetiva de las diferencias religiosas entre católicos y luteranos en Occidente.

Al mismo tiempo, se descubren otros pueblos con otras religiones.

En la Edad Moderna cambia el modo de asociación entre la ciencia y la religión.

La religión es definida como un conjunto de creencias y prácticas.

A finales del siglo XVIII aparece el término biología.

En el siglo XIX, nace la ciencia y se consolida el método científico. Vivimos en la era secular, pero no puede haber un conflicto perenne entre ciencia y religión.

Prevalece una visión del mundo denominada humanismo ilustrado.

Es importante reflexionar sobre los valores subyacentes a la ciencia contemporánea.

El naturalismo o el ateísmo asumen este rol. El reto es defender un diálogo constructivo, un espacio neutral y racional para entablar el diálogo entre científicos y teólogos en cualquier lugar del mundo.

Resumen

En resumen, Harris, un académico con prestigio mundial, argumenta cómo el nacimiento de la ciencia en Grecia está asociado a cuestiones morales, sociales, religiosas y más cosas.

Un libro estupendo para profundizar en la relación entre ciencia y religión.

Ofrece una abundante bibliografía y fuentes para profundizar en temas concretos.

Excelente para introducirse en la clásica disputa filosófica entre fe y razón.

Escrito por Marta Sánchez.

Puedes visitar nuestra Red de librerías Paulinas para encontrar su libro y otros más de este mismo autor, y además a través de: Librería Virtual Paulinas

Escrito por: Marta Sánchez.

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋,
¿en qué podemos ayudarte?